miércoles, 7 de septiembre de 2016

La butaca: "Star Trek: Más allá"

Bueno, bueno, bueno... De vuelta a la cruda realidad, las vacaciones han finalizado y el trabajo nos reclama... y dando gracias, hay quien no puede decir lo mismo.

Pero aquí estamos para hablar de cine, no de otras cosas. El sábado pasado, para aclimatarme, fui al cine a ver la última película de Star Trek que, además, estrenaba director: Justin Lin, dejando atrás a J.J. Abrams. Debo incidir en que este detalle se nota en la factura de la película, el peculiar estilo de Abrams se echa en falta. Desde los encuadres hasta la iluminación han cambiado, aunque no quiero decir con esto que la película no me haya gustado.

Para empezar, mantenemos personajes, por supuesto, banda sonora de Michael Giacchino en la onda de las anteriores, y ritmo y humor. Este último bastante acertado, gracias a un guión en el que ha participado Simon Pegg (Scotty) y que argumenta la trama, tal vez, un poco inocente... aunque no debemos olvidar que hablamos de Star Trek.


Tal vez, como hecho relevante, podamos decir que en esta nueva entrega se observa cómo ha madurado el equipo a bordo del U.S.S. Enterprise, tanto de forma individual como en grupo. Las relaciones que, cada vez, van fortaleciéndose a pesar de las duras pruebas a las que se enfrentan hacen que todo el conjunto tenga cada vez más coherencia.

También, como siempre, la ciencia ficción aderezada con enormes escenas de acción que marcan un buen ritmo, hacen que el metraje de 2 horas no se nos haga largo y nos permite disfrutar de la experiencia.

Nos encontramos, por tanto, ante una más de esta ya enorme saga que, en mi caso, deja con ganas de más, aunque es cierto que ésta, para mi gusto, no está a la altura de sus predecesoras de última generación, especialmente si nos fijamos en Star Trek 2009.

Aún así, muy recomendable para pasar un rato divertido y "fresquito" en el cine cualquier tarde de estas.

Por último, desde aquí rendir un homenaje a dos actores que han participado en estas entregas y que ya no están con nosotros: Leonard Nimoy y Anton Yelchin, trágicamente fallecido.

Nos vemos.

lunes, 1 de agosto de 2016

La butaca: "Jason Bourne"

Mucho tiempo sin ir al cine... ¡Mala cosa!

Pero, bueno, venimos a enmendar esa calamidad... El sábado pasado fui a ver la recién estrenada "Jason Bourne" y como todas las películas de esta saga, excluyo "El legado de Bourne" ya que esa es otra historia, es una película que no defrauda, aunque reconozco que me ha parecido más floja que sus predecesoras.

Matt Damon está, como siempre, glorioso en el papel de Jason Bourne, más maduro y bien envejecido en esta película, la dureza de la vida que ha llevado su personaje durante los últimos años justifican ese aspecto. Por tanto, el filme y el personaje van a la par en cuanto a tiempos, algo de lo que no pueden presumir todas las sagas.



A lo que iba, esta vez Jason Bourne vuelve a entrar en juego para, de nuevo, con su sola presencia volver a poner en peligro a la CIA de la mano de antiguos personajes, y de nuevos. 

Se repiten esquemas, incluso escenas que son calcadas de anteriores entregas, y el ritmo es menos trepidante, teniendo en cuenta a lo que nos tiene acostumbrados Paul Greengrass. Aún así, la película salva los muebles y, aunque hay momentos en los que se hace lenta y algo larga, sobre todo al inicio del filme, gracias a las solventes interpretaciones de los actores protagonistas y a las conocidas escenas de acción las dos horas de metraje se hacen tolerables.

Las nuevas incorporaciones, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones y Vincent Cassel, lo bordan. Me ha sorprendido agradablemente Alicia Vikander, gran personalidad camuflada en su frágil apariencia. Su personaje es, precisamente, el que da pie a la continuación de esta saga que parece no tener fin. Es, además, quien actualiza la serie con un personaje que refresca los métodos y las tecnologías, ya de por sí avanzadas, que ya conocemos de anteriores entregas.

Como siempre hay malos, muy malos, y buenos, como Bourne, pero en esta ocasión también aparecen personajes tibios... No sabemos dónde ubicarlos y eso es una novedad... Se agradece, la verdad.

Así que, por hoy, nada más que decir. Si os gusta este tipo de cine, si os gusta Bourne, aunque seguramente, como a mí, el inicio del filme se os haga un poco duro, después de media hora comenzaréis a disfrutarlo, aunque os encontréis en algún momento con que sois capaces de anticipar algunas escenas, tal como si hubieseis leído el guión...

Aún así, no os la perdáis, porque la factura es impecable, la interpretación muy buena (mejor si la veis en VOS) y el montaje estupendo. La banda sonora, por su parte, no sorprenderá, mantiene el hilo de anteriores entregas...

Nos vemos pronto.


martes, 21 de junio de 2016

Flash: "Lugares fantásticos"

Paseando por el bosque, siguiendo el cauce de un río encuentras, de pronto, un rincón de cuento de hadas...



Hasta pronto...

martes, 7 de junio de 2016

La butaca: "Alicia a través del espejo"

Hace unos días me acerqué al cine, después de largo tiempo (tanto trabajo jardinero…), y lo hice a una hora un poco especial, las 16:00, y en día de trabajo. Os cuento esto, más que nada, porque creo que puede que influyera el momento en el que vi la película en lo que a continuación voy a deciros.

La peli elegida fue “Alicia a través del espejo” de James Bobin. Cuando una va al cine a ver una película de estas busca aventuras, fantasía y, sobre todo, que le sorprendan ¿no es verdad? Bueno, pues en esta ocasión James Bobin no logró engancharme como lo hizo en su día Tim Burton con “Alicia en el país de las maravillas”, la verdad.

Es cierto que, desde el punto de vista técnico, la película resulta creíble y la factura de este filme es correcta. Vista en 3D, como yo la vi, se observa un trabajo bien hecho.

La música, seguramente el punto fuerte, logra dar coherencia a un conjunto más bien irregular que, en momentos, resulta aburrido y, en general, se hace largo. Danny Elfman, por tanto, ha realizado un trabajo magnífico que no decepciona y se agradece especialmente, dadas las circunstancias.

En cuanto a la interpretación, bueno, Johnny Depp, del que me declaro admiradora incondicional, me pareció poco creíble en su papel de “Sombrerero”… incluso, para él, demasiado sobreactuado y poco acertado. El papel de Alicia, interpretado por Mia Wasikowska, solo aceptable y Helena Bonhan Carter salvando los muebles en el papel de “Iracunda”.

Así pues, 113 minutos de metraje que ofrecen poco y decepcionan, sobre todo, porque las expectativas creadas son altas y la dura realidad nos pilla por sorpresa. A la hora de la siesta, debo reconocer que me costó mantener los ojos abiertos y que solo al final, hubo una parte del diálogo de Alicia que logró emocionarme, una reflexión sobre “El Tiempo” y su significado, aunque, desde luego, no justifica los 100 minutos anteriores, pegada a la butaca…

Hasta pronto.

jueves, 26 de mayo de 2016

Flash: "Bosque mágico"

Un maravilloso bosque de madroños escondido del mundo...

A veces, sin haberlo planeado, sin esperarlo, suceden cosas extraordinarias. En un momento, traspasamos la realidad y nos encontramos en otro mundo, un mundo mágico que nos habla en un idioma distinto, que nos susurra secretos escondidos en el tiempo, que acaricia nuestros sentidos con suaves e ignotas brisas... Naturaleza en estado puro que busca en lo más hondo de nosotros nuestro origen, nuestro yo primigenio...

Nos vemos.

martes, 24 de mayo de 2016

Noches musicales: “Manolo García… Todo es ahora”

Bueno, para empezar tengo que decir que no puedo estar más de acuerdo con el nombre del último trabajo de Manolo García: “Todo es ahora”. Una auténtica declaración de intenciones con la que comulgo a pies juntillas…

Y, ahora, ¿qué decir? pues que el pasado sábado, al amparo de mi queridísima Raquel, aterricé en el concierto que Manolo García ofrecía en el Barclaycard Center de Madrid y que fue, sencillamente, genial.

Cierto que han pasado los años y que Manolo, como todos, ha cumplido añitos y que ya no es lo que era pero, aún así, sigue dándolo absolutamente todo en el escenario, impregnando cada momento de su filosofía, sincerándose con su público, hermanándose con él y eso es maravilloso.

Es de esas personas que te hace sentir en casa, cosa que no suele ser habitual. Y, por supuesto, que te roba sonrisas casi a cada momento durante su actuación, con sus complicidades y volviendo locos a los de seguridad, que tienen que perseguirlo por todas partes, porque a Manolo le encanta acercarse a su público, sentirlo, tocarlo…

 
Y, bueno, el concierto en sí, como siempre, con un sonido muy cuidado, un repertorio que tocó lo nuevo, con los músicos estadounidenses con los que grabó su último disco, y con sus músicos de siempre, una segunda parte en la que hizo un recorrido por sus anteriores discos y algunas canciones de “El último de la fila”, entre ellas “Insurrección” no podía faltar.

Con ello, satisfizo a todos. A sus incondicionales de siempre y a los que se han enganchado al carro en los últimos años… porque, entre el público, había de todo, desde chavales con 20 años hasta chavales de cincuenta y tantas primaveras…

Y, para terminar, hacer referencia al pedazo de escenario que teníamos delante. Una auténtica maravilla, parecía la selva… Todo él era un jardín tropical que hacía las delicias a nuestros ojos, sabiamente iluminado obtenía carta de naturaleza, trasladándonos a lugares paradisíacos…

Así que sí, fue un regalo maravilloso poder asistir a este pedazo de concierto y hacerlo, además, en la mejor de las compañías.

Muchas gracias, chicas.


Hasta pronto.

viernes, 20 de mayo de 2016

Mi pequeño paraíso: "Flores, flores... (1)"

¡Oh! ¡El jardín, el jardín! Cuánto trabajo nos da, pero cuánto lo disfrutamos, sobre todo cuando empieza el buen tiempo, porque en invierno no queremos ni asomar la naricilla por la ventana.

La verdad es que cuando atacamos cambios estructurales en nuestro jardín el trabajo es ingente y cuando realizamos los trabajos de mantenimiento, también, ¿para qué engañarnos? Pero quienes tenemos jardín y no contamos con quien nos lo cuide, ya sabemos lo que hay y, si no, haber pedido otra cosa ¿no es así?

Con la llegada del buen tiempo, el jardín nos pide y nos da flores, así que hoy vamos a hablar de flores. De todos los tipos y de todos los colores, de las que quieren sol y de las que prefieren un poquito de sombra.

Podemos encontrar flores en muchas plantas, arbustos y árboles y, seguramente, la primavera y el verano son las épocas en las que más se prodigan, aunque también podemos encontrarlas en otoño e invierno.

Como siempre, debemos tener en cuenta el lugar en el que vivimos, claro. No es lo mismo estar a una latitud de 5º que a una de 40º (Norte) como es mi caso, ya que en una latitud de 5º la estacionalidad no nos la dan las temperaturas sino las lluvias. En las latitudes templadas, como es el caso de la Península Ibérica, temperaturas y lluvias propician una estacionalidad muy marcada, agravada además si vivimos en zonas de interior, alejadas de la costa donde el efecto del mar suaviza la temperatura.

Dicho esto, y sabiendo que nos ubicamos, por lo menos en mi caso, en la cara sur de las sierras de Somosierra y Ayllón, pues sabemos que la crudeza del invierno no nos permite disfrutar de aquellas plantas que son sensibles a las heladas como las preciosas buganvillas, por ejemplo, las espectaculares fucsias o, como no, las preciosas lantanas. Ya que aunque las plantemos en la primavera, con la llegada del invierno lo normal es que se nos mueran.

Ahora bien, tenemos otras plantas de flor que sí resisten heladas suaves, siempre que no sean persistentes, y que tengamos nuestros arbustos plantados en una zona un poco abrigada. Un ejemplo, el bello “callistemon citrinus” o limpiatubos.

Este bonito árbol o arbusto, según sea nuestro gusto, además de resistir los rigores del invierno de nuestra zona, es perenne con lo que mantiene su color verde-grisáceo durante todo el invierno, regalándonos sus originales flores durante la primavera y el otoño, incluso más.

En cuanto a las exigencias de terreno y riego, bueno, no son excesivas. Se adapta a casi cualquier tipo de suelo, aunque prefiere los ácidos. Sus necesidades de riego, las normales, agua en verano con cierta generosidad y en invierno, lo que da el clima. Si la sequía es muy acusada, un poco de riego no le viene mal.

Es sensible a algunas plagas como el pulgón, la cochinilla y la araña roja, que deberemos controlar usando productos específicos para este tipo de plagas y poco más. Como vemos, una bonita opción para nuestro jardín.
 
Podemos, también, optar por las plantas anuales o de temporada. En el otoño y el invierno, una opción muy bella son los ciclámenes, aunque es cierto que si hay muchas heladas no florecerán mucho, por lo que es mejor ponerlos al abrigo. Las prímulas también son una maravillosa opción que iluminarán nuestro jardín durante las épocas frías y, cómo no, los pensamientos. En verano, en cambio, las petunias suelen ser las reinas, inundando nuestro jardín de color y, seguramente, de pulgones ¡qué le vamos a hacer! Geranios, margaritas, verbenas… Bueno, lo cierto es que hay muchísimas opciones, pero este post se está alargando demasiado con lo que…


Nos vemos pronto.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Mi pequeño paraíso: "Euphorbia lathyris o hierba topera"

Veréis, cuando una vive en un medio natural, quiero decir en mitad del campo, las plagas son algo habitual en el jardín con lo que hay que convivir. Lo malo es cuando estas plagas se convierten en algo incompatible con el desarrollo de nuestras plantas.

En mi caso, lucho con estas plagas como puedo, intentando ser lo más respetuosa posible con el medio natural. Ahora bien, debo decir que mi batalla más dura fue la que tuve que librar contra los topillos hace un par de años. En aquella ocasión conseguí librarme de ellos, pero ahora han vuelto a aparecer.

Entre los medios más recomendables y más ecológicos para expulsar a los topillos de nuestros jardines hay dos que, generalmente, y dependiendo de las circunstancias suelen funcionar.

El primero de ellos consiste en un aparato que emite un pitido de forma periódica y que, al aparecer, los incomoda lo suficiente para que se marchen a otro lado. El problema radica en que cuando se acostumbran al sonido, este medio deja de ser eficaz.

El segundo sistema lo encontramos en la naturaleza y es una planta que, al parecer, y digo esto porque es cierto que durante los dos años que la tuve en mi jardín los topillos no aparecieron, los obliga a marcharse ya que no les gusta el olor de sus raíces, tóxicas por otra parte. Esta planta es la “Euphorbia lathyris” o “hierba topera”. El problema es que es muy difícil de conseguir y, en mi caso, imposible de reproducir aunque parece que no es complicado.

Ahora, después de dos años, me encuentro buscándola para plantarla en varios sitios si es posible, después de haber instalado de nuevo mi aparato de sonidos.

Cuando estos métodos no funcionan, nos vemos obligados a recurrir a otros no tan ecológicos y algo más extremos, pero eso lo dejo a vuestra imaginación y conciencia.

Ya os contaré si logro resultados esta vez.

Nos vemos pronto.

Mi pequeño paraíso: "Pesadilla primaveral: las malas hierbas"

Bueno, bueno, parece que la lluvia nos da una tregua y llega la soleada primavera que tanto añorábamos. Claro que con este tiempo se impone trabajar, y mucho, en el jardín para dejarlo todo a punto de cara al verano. Y ¿por qué? Primero, porque durante el verano es cuando más disfrutamos de nuestro jardín, sobre todo los que vivimos cerca de la sierra, ya que es cuando las temperaturas acompañan más, sobre todo por las noches y, segundo, porque precisamente durante el día hace mucho calor y trabajar en el jardín se hace casi imposible.

Así que, después de lo ya dicho, os imaginaréis qué es lo que he estado haciendo durante este fin de semana ¿verdad? Pues sí, no os equivocáis, he estado poniendo a punto el jardín, avanzando en las modificaciones estructurales y, también, limpiando de malas hierbas cada uno de los rincones de mi pequeño paraíso. Y, os aseguro que estaba lleno de ellas, las lluvias de las últimas semanas han sido una bendición, sí, pero también una pesadilla.

Como sabéis las malas hierbas son esa maldición con la que los propietarios de jardines debemos lidiar de forma permanente. Generalmente, en invierno nos dejan descansar ya que casi todas las plantas entran en reposo con el frío y digo casi todas… Pero en cuanto la temperatura se eleva un poco y si encima hay humedad la tregua acaba. Acabar con las malas hierbas es imposible, siempre aparecen nuevamente, tal vez con menos fuerza, pero ahí están, o, tal vez, acabemos con una variedad pero siempre aparece una nueva… Y lo peor es que a veces toman esa apariencia tan encantadora, con sus florecillas de colores y nos engañan…

Pues lo dicho, contra estas pequeñuelas, y no tan pequeñas, lo único que nos queda es quitarlas una por una, intentando para ello eliminarlas de raíz como ya sabéis, haciéndolo si es posible antes de que empiecen a repartir sus semillas a diestro y siniestro, porque si no ya sabemos lo que nos espera… También, a veces, se recurre a los herbicidas, pero lo malo de esto es que son químicos, matan todo lo que pillan y, como imagináis, no son nada ecológicos y muchas veces provocan más mal que bien.

Otras medidas a tomar contra las malas hierbas es recurrir a las mallas antihierbas y a los acolchamientos con corteza de pino, gravas, cantos, etc. Las mallas antihierbas son bastante eficaces aunque, como siempre, hay hierbas que pueden con ellas, como la grama. Esta mala hierba es tan vigorosa que perfora la malla y sobresale por encima de ella, siendo además muy invasiva. Lo ideal es acabar con ella antes de poner la malla y, después, añadir un acolchamiento, el que más nos guste o se ajuste al diseño de jardín que hayamos escogido.


Así que, como veréis, soluciones definitivas ninguna, algunas más eficaces que otras pero nunca debemos dejar de vigilar ya que, donde menos lo esperemos, ahí atacarán. Con lo que, ya sabéis, cuando antes comencéis la batalla, más probabilidades tendréis de tener una jardín limpio de malas hierbas o casi… Mucho ánimo.

lunes, 11 de abril de 2016

Noches musicales: "Vramn"

De nuevo, y aunque no es habitual, el sábado me embarqué en la aventura de trasladarme al centro de la urbe para asistir a una velada de música en vivo. Y, como también suele ser habitual, el motivo era ver a una compañera que hace un par de años comenzó a hacer sus pinitos en esto de la música y mira tú por dónde, sin saber ni cómo ni por qué, hoy es la bajista de un grupo de lo más cañero llamado Vramn.

Lo sé, el nombre se las trae pero original es un rato, eso no lo podéis negar. Más allá de que te guste o no ese tipo de música, la verdad es que esta banda no suena nada mal, y no me ciega la pasión. Ahora bien, fue un poco triste comprobar lo poco que mueven estos conciertos a no ser que toquen bandas medianamente conocidas.

Cuando llegué a la sala, el Ya’sta Club, situado en la C/ Valverde, 10 de Madrid, estaban tocando los Octopussy, un grupo con nueve componentes que casi no cabía en el pequeño escenario y que, a ritmo de ska, versionaban a todo aquel que se les ponía por delante. Estos muchachos, muy jóvenes, llevaron a todos sus amigos, con lo que en esos momentos la sala presentaba un aceptable cuarto de ocupación.

Cuando les tocó el turno a Vramn, en cambio, quedamos solo unos cuantos amigos para acompañarlos y darles todo nuestro ánimo. La imagen era un poco desoladora. Así, en poca compañía desgranaron casi todo su repertorio, hasta que Rafa, su cantante, decidió dar por finalizada su actuación.

Así no tuvimos tiempo de despedirnos de ellos, desde aquí todo nuestro ánimo para Rafa, Álvaro, Eva y Sergio...

Nos vemos pronto.

Flash: "Misterios del té"

Sin quererlo aterrizamos en un lugar diferente, muy selecto, muy caro, pero con mucho encanto. Solo un fallo: la música...



Si podéis, no dejéis pasar la oportunidad de visitarlo: BOMEC en la C/ San Joaquín, 8 de Madrid.

Nos vemos.

viernes, 1 de abril de 2016

Flash: "Praias do Portugal"

Cómo puede cambiar el paisaje, desplazándonos tan solo unos kilómetros... El mismo país, también playas, pero tan diferentes...

Nos vemos.

martes, 29 de marzo de 2016

Flash: "Praias do Portugal"


Portugal, ese pequeño país que tenemos tan cerca, con el que compartimos tanto. Siempre es un placer volver y poder conocer sus paisajes, sus gentes y costumbres... y, en este caso, sus playas. Cielo gris, viento y acantilados... eso me encontré en la costa occidental del Algarve, de camino al Cabo de San Vicente.



Nos vemos.

martes, 22 de marzo de 2016

La butaca: "Magical Girl"

No es un estreno, lo sé. Ni siquiera es una película reciente, también lo sé. La ganadora de las Concha de Oro y Plata en el festival de San Sebastián de 2014 es, sin embargo, una película que me ha removido intensamente y, por eso, quiero escribir sobre ella.

“Magical Girl”, de Carlos Vermut, es una oda a la soledad, al abismo de la desesperación y la crueldad humanas pero, también, a las formas de amor más retorcido y enfermo.

El guión, difícil de entender en sus inicios, va tomando cuerpo a lo largo de las dos horas de duración de la película. A ello, se une la fantástica interpretación de sus protagonistas José Sacristán, Luis Bermejo y resultando especialmente inquietante el papel de Bárbara, interpretado por Bárbara Lennie, que se granjeó el Goya a la mejor actriz por su interpretación en el filme.

Como decía, con un inicio cuando menos complicado, según avanza el metraje las piezas comienzan a encajar, dejando al descubierto la complejidad de la enfermedad, la desesperación y el amor, mostrando esa cara incómoda y espeluznante de la que todos huimos porque somos incapaces de enfrentarla. Desde el silencio, con unos diálogos más bien escasos y unas miradas que hielan la sangre, se desarrolla la trama que nos deja intuir, pero no ver, las profundidades del alma de estos personajes oscuros y enfermos. Partiendo de puntos que aparentemente no tienen nada en común, acabamos encontrando un argumento redondo en el que todo confluye de forma casi mágica, como la magia de la primera escena, creando una historia redonda en la que todo cobra sentido.

Así, llenos de estupor, vemos lo que un padre es capaz de hacer por una hija a la que sabe, a ciencia cierta, que va a perder. Lo que una mujer enferma es capaz de hacer para no perder lo único que le aporta ese mínimo de estabilidad que la mantiene lejos del abismo y, por último, lo que un hombre es capaz de hacer por la persona que lo mantiene subyugado desde que apareció en su vida.

“Magical Girl”, profundamente desasosegante, profundamente incómoda y profundamente hipnótica es esa película que no querrías ver, pero a la que te entregas sin condiciones.

Por supuesto, altamente recomendable.

Hasta la próxima, después de estos días de descanso...

martes, 15 de marzo de 2016

La butaca: "Mustang"

Azares del destino, no estaba previsto que yo viera esta película este fin de semana pero, sin pensarlo, me encontré en la sala de cine esperando el comienzo de "Mustang".

La premiada en los Goya, como mejor película europea, y también nominada a los Oscar como película de habla no inglesa, no defrauda. Promete dulzura, inocencia, frescura, drama y tragedia y todo nos lo ofrece en sus 97' de duración.

Deniz Gamze Ergüven es una joven directora de cine turca que ha construido un auténtico alegato feminista con esta película, denunciando, como solo pueden hacerlo aquellos que conocen de primera mano una situación, la realidad de las adolescentes turcas en las zonas más deprimidas, alejadas de las ciudades.

En "Mustang" todo es luz. Escenas iluminadas no solo por el sol, sino también por las risas de cinco hermanas huérfanas que, según su edad y sus circunstancias, van pasando de la niñez a la adolescencia de una forma traumática, de los juegos inocentes a los matrimonios concertados, sin solución de continuidad. La inocencia es la protagonista absoluta en sus primeros pasos, para llegar, según avanza la película, a la más completa de las desesperaciones.

Es verdad, que la directora en su forma de presentar el devenir de los acontecimientos ha asignado papeles, tal vez, demasiado estereotipados y que no dan lugar a las contradicciones pero, también es cierto que en sociedades como la que nos muestra "Mustang", tan encorsetadas por religiones y costumbres los estereotipos son más habituales de lo que nos gustaría... Bueno, y en otras también.

Con esos pequeños defectos, "Mustang" es una película que nos llega al corazón, que nos habla de injusticia, intolerancia... y que apela a nuestra solidaridad y nuestra rebeldía.

Belleza y denuncia en un filme que, tal vez, no sea redondo pero que nos atrapa desde su primera escena.

Hasta la próxima.

lunes, 14 de marzo de 2016

La butaca: "La chica danesa"

La chica danesa es de esas películas que se acercan a un tema de enorme trascendencia, más aún si tenemos en cuenta la época, pero que se empeña en presentarlo de una forma, para mi gusto, demasiado edulcorada.

La vida de Einar Wegener no debió ser en absoluto fácil y, desde luego, tampoco debió serlo la de su esposa, Gerda. Aún así, Tom Hooper ha hecho una película que resulta "bonita" con todo lo que ello implica. Reconozco que me ha gustado, que me ha emocionado pero, también, creo que ha perdido la oportunidad de hacer otra película que hubiese sido mucho más valiente e interesante.

Ahora bien, con lo que tenemos, debemos decir que Tom Hooper ha conseguido crear un filme estético y preciosista. Desde el nominado vestuario a esta edición de los oscar a cargo de Paco Delgado hasta la fotografía de Danny Cohen, pasando por la música del oscarizado Alexandre Desplat, todos los elementos que conforman la película contribuyen a esa creación que pasa, a mi entender, un poco de puntillas sobre la problemática situación que se plantea y que se resuelve con grandes dosis de "amor", en mayúsculas, y unas cuantas lágrimas.

Así, según vamos viendo "La chica danesa" vamos languideciendo al igual que su protagonista, mientras el afán luchador de su esposa, una maravillosa Alicia Vikander, intenta recomponer un mundo que, lógicamente, no puede recomponerse.

En definitiva, una película demasiado dulce que se deja ver de forma agradable y que emociona por el drama que cuenta pero que no convence.

Nos vemos pronto.

jueves, 10 de marzo de 2016

Mi pequeño paraíso: "Spiraea japonica"

La "spiraea japonica o espirea del Japón", como también se la conoce, es una planta arbustiva procedente de China y Japón. Se trata de un arbusto muy bello, como podéis observar en la imagen que incluyo en el post, que alcanza hasta 1,5 de altura y presenta diferentes variedades. En concreto, esta de hojas color verde lima y flores de un rosa intenso es, a mi entender, la más atractiva.

Es un arbusto de hoja caduca, con lo que debéis tener en cuenta que en el invierno solo quedará su estructura pero os regalará siete u ocho meses de intenso follaje y floración abundante, sobre todo en verano.

En cuanto a su ubicación, en climas como el del centro peninsular es recomendable colocarla en semisombra, ya que el sol del centro del día puede dañarla. La espirea resiste bien el frío, soporta heladas de hasta 15 grados bajo cero, con lo que se adapta perfectamente a un clima de interior.

En cuestiones de suelo no es demasiado exigente, aunque si están bien drenados y son fértiles crecerá con más vigor y lucirá más esplendorosa. Eso sí, debéis cuidar el riego, necesita tener el sustrato fresco y húmedo de forma permanente.

Admite bien la poda, de hecho, es recomendable hacer una poda de limpieza tras la floración y reducir en un tercio las ramas más antiguas en primavera. Esto nos servirá para cuidar su forma y, también, para conseguir un crecimiento más vigoroso en la siguiente estación.

Y ahora viene lo que menos nos gusta. La espirea es sensible a plagas, como los pulgones o la cochinilla, y hongos, como el oidio, con lo que deberemos vigilar que no sea atacada por ellos.

En mi caso particular, nunca he encontrado ni una cosa ni otra en mis espireas, pero, aún así, debemos cuidar de ellas para evitar que se produzca la infección.

La espirea es, para mi gusto, un arbusto muy decorativo que podemos combinar con otras especies o plantar en macizos. Yo las tengo plantadas entre unas cinerarias y la mezcla es espectacular.

Os animo a encontrarle un hueco en vuestro jardín, no os arrepentiréis.

Nos vemos.

miércoles, 9 de marzo de 2016

La butaca: "Spotlight"

Nos encontramos aquí con una película sobre periodismo que tiene un regusto clásico, de esas películas en las que el director y sus protagonistas se acercan a la noticia de una forma objetiva y no maniquea, que se centra en lo que importa y deja al margen todo lo que huela a amarillismo y propaganda barata y, también, todo lo que puede resultar accesorio y restar protagonismo al tema de la película.

Thomas McCarthy ha realizado un filme en el que lo importante es el tema: destapar los casos de pederastia que se dieron en Boston dentro de la iglesia católica. Para él, todo lo demás sobra. Y como es así, en su película deja a un lado la vida de los personajes, no importan salvo mínimas pinceladas para situarnos en sus propias coyunturas personales.

Incluso los recursos estilísticos se reducen al máximo, creando una película casi documental.

El resultado, un trabajo solvente, parco pero suficiente que nos engancha desde el primer fotograma hasta el último.

La brillante ganadora de los Oscar 2016 no decepciona aunque, personalmente, no me parece una película de Oscar. Creo que, en esta ocasión, la Academia ha querido premiar esta película por su temática no tanto por su valor en conjunto.

Aún así, "Spotlight" me ha gustado bastante. Creo que es valiente, que sabe mostrar hasta qué punto los poderes fácticos son capaces de presionar y condicionar para lograr sus intereses, en este caso, que nada salga a la luz. Y, también, como a veces la desidia profesional es responsable de que aquello que debiera contarse no se cuente.

Todo lo plasma con una elocuencia tremenda y eso es admirable.

Así que si me preguntáis, os digo que sí, merece la pena acercarse al cine y ver "Spotlight".

Nos vemos.

Flash: "Caminatas de domingo"

Naturaleza, bella y frágil...


Hasta la próxima.

martes, 8 de marzo de 2016

La butaca: "El Renacido"

Bueno, pues ya la he visto. La película de la que tanto se esperaba y que recogió premios importantes, como el Oscar a la mejor dirección, pero no tantos...

"El Renacido" es de esas películas que hay que ver con tiempo y paciencia porque su ritmo, lento y preciosista, nos obliga a permanecer los 155' que dura pegados a la butaca.

González Iñárritu, director de moda en Hollywood, gusta de hacer un cine diferente, en el que, como todo director, deja su impronta. Es de esos cines que gusta o no, porque es muy personal.

Debo reconocer que a mí el cine de este director no me encanta. La premiada "Birdman" tampoco me entusiasmó, sí que valoré cosas de ella, me pareció que el trabajo de cámara era increíble, por ejemplo, pero no me pareció una obra maestra, al igual que "El Renacido".

Es verdad, que es una película meritoria por las condiciones en las que se ha llevado a cabo. Hay que partir una lanza por lo que ha debido pasar ese equipo para grabarla, el trabajo de Leo DiCaprio, impresionante por su dureza, y esa fotografía absolutamente espectacular y merecedora del Oscar a la mejor fotografía a cargo de Emmanuel Lubezki.

Ahora bien, personalmente, es una película que se me ha hecho larga. Más allá de que nos guste más o menos el guión de la misma, basado en la novela de Michael Punke y adaptado por el propio González Iñárritu y Mark L. Smith, nos encontramos ante una película que pretende ser épica pero que de terrible resulta poco creíble. Las situaciones a las que se enfrenta el protagonista quedan, en todo momento, completamente alejadas de la realidad y obligan a DiCaprio a asumir el papel de superhombre, restando credibilidad al filme.

Así que, en líneas generales, me parece que, aunque bien dirigida y bien interpretada, creo que no es esa gran película que uno se espera después de tanta nominación y tanto premio. 

Personalmente, lo que más me ha gustado de la película ha sido su final, que queda abierto para que nosotros mismos decidamos si, una vez cumplida su venganza, Hugh Glass seguirá o no viviendo... Ahí queda eso.

Nos vemos.

lunes, 7 de marzo de 2016

Flash: "De paseo por La Pedriza"

Porque no importa si brilla el sol o nieva, lo que importa es disfrutar cada momento, cada día, y sacarle partido a la vida...



Hasta la próxima.

sábado, 5 de marzo de 2016

La butaca: "De resaca de los Oscar..."

De resaca de los Oscar… (con un poco de retraso).

Pues, esta semana toca hacer balance de lo que han significado los Oscar de este año. Se respiraba en el ambiente, desde hace ya un tiempo, que esta edición venía con ganas de resarcir a aquellos que han sido olvidados una vez tras otra en el pasado y, como hemos visto, se ha confirmado esta sensación.

Con esto no quiero decir, por supuesto, que los que se han llevado el Oscar no lo merecieran sino, más bien, que tal vez no era precisamente esta la edición en la que más lo merecieran.

Hay, creo, dos casos muy claros. Por un lado, Leonardo DiCaprio con su papel en "El Renacido". Ciertamente Leo es un gran actor, como viene demostrando desde hace ya muchos años y, también es cierto, este papel ha sido para él tremendamente exigente. Ahora bien, ¿es el mejor papel que ha interpretado hasta ahora? Pues, bueno, sobre eso ya podríamos hablar largo y tendido.

Por supuesto, me alegro de que haya conseguido un Oscar, lo merecía, pero debemos también pensar si no había otros competidores que, en esta ocasión, también habían estado a la altura de este Oscar.

El otro con el que la Academia tenía una cuenta pendiente era Ennio Morricone que, como todos sabemos, ha compuesto algunas de las más maravillosas bandas sonoras de la historia del cine y que, hasta hoy, no había recibido el preciado galardón. Como con DiCaprio, tal vez, no fuera esta la mejor ocasión para alzarse con el premio, pero... por supuesto, también, el Sr. Morricone merecía contar con el Oscar en su palmarés.

Resultado de imagen de oscarEl Sr. González Iñárritu se ha hecho en esta edición con su segundo galardón y, además, de forma consecutiva, algo que no es fácil solo dos lo han conseguido antes que él. Aunque no hay que quitarle mérito a su película "El Renacido", rodada en condiciones extremas y que, desde luego, ha sido toda una prueba para todos los que han formado parte de ella, es verdad, que no era mi favorita.

En cuanto a la premiada con el Oscar a la mejor película, bueno, creo que es una buena película que ahonda en un tema peliagudo y, por supuesto, denunciable. Pienso, también, que Thomas McCarthy ha realizado un trabajo solvente y ha sabido tratar el asunto con las dosis justas de objetividad, distancia y sutileza, pero también creo que había películas más merecedoras del premio que "Spotlight".

Hay un premio con el que sí he coincidido plenamente, el Oscar al mejor actor de reparto. Mark Rylance ha hecho en "El puente de los espías" una interpretación absolutamente magistral. Si leísteis mi entrada sobre esta película recordaréis que quedé impresionada por su papel, así que, aunque sea en esto, he coincidido con la Academia de Hollywood.

Haciendo balance, por tanto, en esta edición los académicos y yo no hemos coincidido mucho pero eso es algo a lo que ya estoy acostumbrada. Buenas películas, algunas ausentes como Carol que, para mí, habría merecido más, pero... así son estas cosas de los premios.

Nos vemos pronto.

viernes, 4 de marzo de 2016

Mi pequeño paraíso: "Calocephalus brownii"

Hoy os presento un descubrimiento reciente y que, personalmente, me ha encantado. Casualmente estaba en el centro de jardinería, cuando me encontré con este pequeño arbusto de color y estructura impactante y, también, interesante.

El "Leucophyta brownii 'Silver Nugget' o arbusto plateado", como se lo conoce vulgarmente, es un pequeño arbusto originario de Australia, con unas particularidades que lo hacen realmente deseable.

Para empezar es una especie perenne, que presenta su color plateado a lo largo de todo el año, lo que le brinda un carácter muy decorativo. En primavera, surgen inflorescencias en la punta de los tallos que permanecen hasta el verano. Son de color amarillo pálido y tienen, más o menos, 1 cm. de diámetro.

Su porte es más bien pequeño, algunos ejemplares alcanzan el metro de altitud pero no es común. De forma redondeada, que mantendremos con ligeras podas tras la floración, es un arbusto muy compacto y de muy fácil mantenimiento. Es una especie bastante resistente a la sequía al que no le gusta demasiado riego, además, también soporta heladas siempre que éstas no sean muy intensas ni prolongadas.

Tampoco es este arbusto demasiado exigente con el suelo, pudiendo ubicarse en todo tipo de ellos. Lo que sí necesita es sol. Si queremos que nuestro arbusto se desarrolle plenamente y de forma saludable debemos ubicarlo en un lugar soleado durante todo el año. Una opción interesante es plantarlo en rocallas junto a otras plantas resistentes a la sequía, conseguiremos un efecto muy bello.

Por último, el arbusto plateado es, también, resistente a las plagas y podemos reproducirlo fácilmente por división de la mata, así que como podéis ver todo son ventajas. Tenemos aquí un arbusto bonito y de fácil mantenimiento con lo que, si lo veis en vuestro vivero o centro de jardinería, no dudéis y llevadlo con vosotros.

Nos vemos.


lunes, 29 de febrero de 2016

La butaca: "Ave César"

Y bien, la he dejado para el final no porque no me gustara sino porque los hermanos Coen merecen una reflexión un poco más sosegada. Muchos tenemos claro que estos dos son unos auténticos genios y que nos han regalado películas auténticamente maravillosas. Para mí son un poco como Woody Allen, genial casi siempre y el resto, bueno.

Pues bien, creo que "Ave Cesar" es de las buenas pero no de las geniales. En esta ocasión, Joel y Ethan Coen han recreado el Hollywood de los años 50, con sus megaestrellas excéntricas y sus directores encumbrados. La trama se centra en el personaje de Josh Brolin que interpreta a Eddie Mannix, jefe de producción de Capitol Studios y niñera, policía, investigador privado... o lo que se tercie, para procurar que ninguna de las muchas producciones en marcha en el estudio tenga el más mínimo problema.

Con un elenco de auténticas estrellas, pero de las de ahora, los Coen han creado una hilarante comedia ambientada en los momentos de la caza de brujas liderada por el senador McCarthy. Como eje de la trama, el secuestro del actor principal de la producción más importante de ese año a manos de un grupo de guionistas comunistas y despechados por Hollywood. Este hecho da entrada al personaje de Brolin que, como el auténtico redentor, se desvive empeñando su vida entera porque todo lo que acontece no afecte lo más mínimo al trabajo al que ha entregado su existencia, el cine.

Así, del confesionario al trabajo y del trabajo al confesionario, este jefe de producción se encarga de organizar no solo las producciones sino las vidas de los actores y directores contratados por Capitol Studios. Desde intentar organizar la boda de una actriz soltera embarazada hasta, cuando este plan fracasa, organizar una autoadopción; recuperar al actor mujeriego y juerguista desaparecido que, en este caso, ha sido secuestrado; cubrir la huida a la URSS por parte de uno de los actores del estudio, cerebro del secuestro, etc. La vida de Mannix es un auténtico "vía crucis" que él realiza con la naturalidad y seguridad del auténtico creyente, sin atisbo de duda, incluso cuando está siendo tentado para abandonar ese mundo y entregarse a una vida mucho más fácil.

Estos vaivenes son dirigidos por los Coen con el buen hacer que los caracteriza, cuidando los detalles al máximo, desde la banda sonora, a cargo de Carter Burwell, hasta la fotografía, de Roger Deakins, y como siempre haciéndolo a su manera, como "les enfants terribles" que siempre han sido y seguirán siendo Joel y Ethan.

Hasta la próxima.

La butaca: "Deadpool"

Bueno, debo decir que "Deadpool" ha sido una concesión, pero cuando una queda para ir al cine no siempre puede elegir y salirse con la suya, así que a veces debemos ver películas que nosotras no hubiéramos elegido... Pero, en ocasiones cambiar de aires y dejarse llevar no está tan mal.

¿Qué decir de "Deadpool"? Pues bien, claramente es una película que se ha realizado con el objetivo de provocar y de reírse de sí misma. Ambientada en el mundo de los superhéroes pretende presentarnos precisamente al antihéroe, gamberro y canalla donde los haya. 

Empezando porque Wade Wilson es un mercenario que se dedica a ayudar a la gente que tiene problemas, por dinero, es verdad, y terminando porque cuando adquiere sus superpoderes huye de la responsabilidad que éstos le imponen y se deja guiar única y exclusivamente por sus intereses personales, todo lo que hace, absolutamente todo, lo hace por amor... Con lo que ¿estamos ante un antihéroe o no? Decididlo vosotros. Porque como el propio protagonista nos deja claro, esta no es una película de superhéroes, esto es una historia de amor, del amor entre Wade Wilson (Deadpool) y Vanessa.

Deadpool es, sin ninguna duda, el más irreverente, descarado y malhablado de los héroes de Marvel y Tim Miller ha decidido recoger este montón de basura y llevarlo a la pantalla convirtiéndolo en una auténtica sensación.

Empezando con sus créditos iniciales que no son para nada convencionales y en los que se refiere a él mismo como "paquete sobrevalorado" y siguiendo por el desarrollo de la acción. En un guión circular y con la escena inicial sirviendo de fondo a los créditos, "Deadpool" relata el nacimiento de este antihéroe y el origen de sus poderes.

De forma transgresora se dirige a los espectadores en todo momento, rompiendo la cuarta pared, y haciendo que la sala al completo interactúe con el protagonista, obligando al espectador a participar de la trama a cada paso de ésta. 

Con un humor sucio y en un lenguaje no apto para todos los públicos, "Deadpool" no será seguramente una gran película pero es, desde luego, una película que nos hará soltar más de una carcajada y que permitirá que los 106 minutos de su metraje se nos pasen volando.

Por supuesto, hablando de películas de superhéroes no podemos olvidar los efectos visuales y la fotografía que son realmente buenas y que contribuyen a hacer bastante creíbles hasta los momentos más escatológicos del film que, desde luego, los hay.

Así que sí, resulta que "Deadpool" es una opción digna si lo que buscamos es un rato de entretenimiento y una carcajada fácil aliñada por la Marvel.

Nos vemos.

domingo, 28 de febrero de 2016

La butaca: "Fin de semana de cine..."

El fin de semana pasado una garganta irritada y una tos que no le deseo ni a mi peor enemigo me dejaron encerrada en casa. Pero como al mal tiempo hay que intentar ponerle buena cara, me dediqué a ver películas como si no hubiera un mañana. Y hubo de todo: drama, comedia y mucha animación…

A ver, haciendo recuento vi “Blue Jasmine”, de Woody Allen, “Sicario” de Denis Villeneuve, “Viaje a Sils Maria” de Olivier Assayas, “Un día perfecto” de Fernando León de Aranoa y "Una pistola en cada mano" de Cesc Gay, flamante ganador del Goya este año… En el apartado de animación, me entretuve viendo “Del Revés” de Pete Docter y Ronnie del Carmen, “Aviones” Klay Hall, “El viaje de Arlo” de Peter Sohn, “Atrapa la bandera” de Enrique Gato y “Epic: El mundo secreto” de Chris Wedge.

Bueno, como veréis fue un fin de semana de lo más productivo en cuanto a cine se refiere, pero lo cierto es que no hice otra cosa. Arrebujada en la manta y dándole vueltas al sofá, vi cine mañana, tarde y noche... Es verdad que alguna ya la había visto pero, la mayoría, era la primera vez que pasaban por mi retina... Lo que me recordó que tengo una deuda enorme con el cine de los últimos diez años.

A lo que iba, de todas las que vi, hubo cuatro que me gustaron especialmente. La primera “Sicario”, que se estrenó a finales del pasado año, me pareció que, sin ningún artificio pone en el punto de mira a los cárteles de la droga mexicanos y como se combaten de forma muy poco ortodoxa por parte de los EEUU. Su director trata este tema con la dosis justa de sordidez y distancia, haciendo un trabajo excelente. Por otra parte, la interpretación es de lo más creíble poniendo, por momentos, la piel de gallina. 

Por su parte, “Un día perfecto”, en la que también trabaja Benicio del Toro, nos sitúa en un escenario igual de escalofriante que la primera, aunque sea bien distinto. En esta película se trata el trabajo de los cooperantes en zonas de conflicto y las dificultades con las que se encuentran, que no son pocas, dejando ver hasta qué punto puede llegar a ser frustrante desempeñar su trabajo, pero todo ello con un toque de humor, que se refleja principalmente en el propio carácter de los protagonistas.

El cine español lo protagonizó "Una pistola en cada mano". Y es que esta película coral, dirigida por Cesc Gay e interpretada por muchos de los mejores actores y actrices que tenemos en este país, es una especie de "vidas cruzadas", magistralmente retratadas en breves minutos, que nos transmiten realidades tan cercanas que no podemos por menos de empatizar con cada una de las situaciones que allí se nos regalan.

Por último, me gustó especialmente “Del revés”. Una producción de Disney y Pixar que se adentra en los confines del cerebro de una niña desde su nacimiento y que refleja de forma bastante original cómo se desmontan todas las conexiones neuronales cuando se adentra en su pre adolescencia. Divertida y, como todo lo que hace Pixar realizada de forma excelente, es una película inteligente y muy entretenida, no en vano está nominada a los Oscar de este año.

Claro, no se puede hablar de más de diez películas en una sola entrada, con lo que he resumido lo que he podido pero no quiero quedarme sin decir alguna cosa más, así un poco en tormenta de ideas. Me quedo, especialmente, con la interpretación de "Tim Robbins" en "Un día perfecto", con la "Ricardo Darín" y "Luis Tosar" en "Una pistola en cada mano", con la de "Cate Blanchett" en "Blue Jasmine" y con la de "Emily Blunt" en "Sicario". De "Benicio del Toro" no digo nada porque da igual el papel que haga, siempre está magnífico.

Para acabar, también me gustó bastante "Epic: El mundo secreto", una reivindicación ecológica animada bastante tierna...

Así que como veis, un fin de semana en el que una se encuentra fatal y que tiene que cambiar de planes por la vía del jarabe puede ser, también, un estupendo fin de semana.

Nos vemos.

La butaca: "Brooklyn"

Este fin de semana me he comportado como una auténtica cinéfila y, acompañada de mi amigo Emilio, he hecho sesiones doble de cine... así que la cosa ha cundido y he visto tres nuevas películas de todo género y condición: "Deadpool", "Ave César" y "Brooklyn". 

Voy a empezar con la que me ha resultado más placentera y confortable, enseguida entenderéis porqué, y que se estrenó el pasado viernes, 26 de febrero. Me refiero a "Brooklyn", nominada al Oscar a mejor película, y que retrata el drama de la emigración irlandesa a EE.UU. en la década de los 50 del pasado siglo. Aún así, la película no puede ser considerada un drama ya que se acerca a este momento de la historia de una forma bastante dulce, no dejando traslucir lo que realmente pudo significar para muchas familias irlandesas y convirtiéndose, más bien, en una película romántica.

A pesar de su contexto, en "Brooklyn" se han obviado claras oportunidades de transmitir mucho más, de ofrecer una historia mucho más compleja e interesante, generando mayores contradicciones y se han conformado con el virtuosismo en la realización, innegable, con un guión que transcurre plácido y predecible y con una música que, personalmente, me ha parecido encantadora.

Dirigida por John Crowley, con guión de Nick Hornby, nominado al Oscar, y con música de Michael Brook, "Brooklyn" transcurre de forma agradable y pausada, transmitiendo en muchos momentos ese estado de ánimo irlandés, melancólico y un poco gris, de forma admirable y que contrasta fuertemente con el Nueva York de los 50.

Centrándose en la vida de una joven a la que su hermana ayuda a emigrar ante la falta de futuro en su Irlanda natal, "Brooklyn" nos muestra el gran contraste entre una sociedad y otra, la apertura y modernidad americanas frente al mundo cerrado y pueblerino de Irlanda, asfixiante para quien vive en él y, mucho más, para aquellos que han podido abandonarlo y por circunstancias deben volver.

Es, tal vez, ese momento el único que deja traslucir una cierta complejidad en la trama de la película con las dudas de la protagonista y la situación que le obliga a elegir entre dos vidas, la recién estrenada en "Brooklyn" o la recuperada, por circunstancias dramáticas, cuando regresa a Irlanda que, finalmente, se resuelve de forma bastante predecible.

En conjunto, pues, "Brooklyn" es esa bonita película que vemos agradablemente reclinados en nuestra butaca, pero que no nos plantea ningún tipo de contradicción, que no aporta nada salvo una perfecta interpretación, resaltamos a la nominada al Oscar, Saoirse Ronan, y una pulcra dirección que, dicho sea de paso, tiene su mérito, es verdad... solo que nos deja con ganas de más o, por lo menos, a mí.